Fotomurales de NY, visión del puente de Brooklyn

Visitas: 1879

Fotomurales del puente de Brooklyn, una gran imagen de New York

 

Ya lo hemos comentado infinidad de ocasiones, los fotomurales de New York son los más demandados y si además sus colores son en blanco y negro mejor acogida tienen entre nuestros usuarios. ¿Por qué? Fácil, los fotomurales e imágenes en general en blanco y negro concuerdan y entonan con cualquier tipo de decoración, sobre todo si es moderna, aunque una decoración sobria y clásica va al 100% con este tipo de imágenes. La razón es que las imágenes en blanco y negro apenas aportan emociones aparte de las propias de las fotografías por lo que son ideales si lo que queremos realzar es precisamente la imagen.

En este caso, nuestro cliente ha dado un cambio radical a su salón, el cual estaba apagado. Las paredes en blanco no aportaban nada antes de que se decidiera a colocar este maravilloso fotomural. Ha hecho un gran trabajo ya que la mesa la ha elegido también en blanco y negro (mesa y sillas respectivamente). Sin duda, un gran trabajo de decoración mediante fotomurales.

 

 

fotomurales de NY en blanco y negro

 

 

fotomurales de NY en blanco y negro

Los fotomurales son productos baratos fáciles de instalar y que dan un cambio drástico a una estancia en poco tiempo y por poco dinero.

 

Más información? Haz click aquí para comprar estos fotomurales

 

Para aquellos que deseen decorar su estancia favorita con fotomurales y se decanten concretamente por fotomurales de temática neoyorkina, ahí van unos apuntes sobre el puente de Brooklyn para dejar alucinados a vuestros amigos, no sólo por la belleza de los fotomurales sino también por vuestra cultura.

 Breve historia del Puente de Brooklyn A finales del s.XIX, tomar un ferry era la única forma de cruzar el río East entre Nueva York y Brooklyn, por entonces dos ciudades independientes. Las heladas, fuertes lluvias y otros muchos problemas hacían que esta ruta se cancelase con frecuencia, así que el ingeniero John Augustus Roebling propuso construir un puente que uniese Manhattan con Brooklyn. Tras varios años trabajando en el proyecto y buscando la financiación, el 3 de enero 1870 comenzó la construcción del Puente de Brooklyn, que no terminaría hasta el 24 de mayo de 1883. El puente alcanzó gran fama mundial de forma inmediata, pues se trataba del primero suspendido mediante cables de acero. Además, durante 20 años fue el puente colgante más largo del planeta, con 1.825m de longitud. Hoy aquellos cables de acero y sus dos torres neogóticas (que se elevan hasta los 84m por encima del agua) conforman una de las estampas neoyorquinas más reconocibles que mediante nuestros fotomurales puedes tener en cualquier lugar de tu salón formando parte de la mejor decoración de interiores.

 Vayamos ahora a por 10 curiosidades sobre el Puente de Brooklyn plasmado en nuestros fotomurales. La vida del Puente de Brooklyn está muy llena de anécdotas y sobre todo curiosidades que han ido dando forma a lo que ahora es: un mito. En este artículo de nuestro blog sobre fotomurales e instalaciones de cliente hemos seleccionado diez, pero encontraréis muchísimis más si chafardeáis en el "busca todo" Google.

   1) Después de haber estado 17 años tratando de finalizar y llevar a cabo su proyecto, el ingeniero J. A. Roebling murió tan sólo 5 días después de que se aprobara la ejecución de las obras. Parece ser que un ferry le aplastó un pie y, aunque le amputaron el miembro, acabó muriendo poco tiempo después por contraer la una fatal enfermedad: el tétano.

   2) Uno de sus hijos llamado Washington se encargó entonces de liderar el proyecto, pero al poco después de comenzar con la construcción sufrió los efectos del síndrome de descompresión y quedó enfermo en cama sin poder apenas moverse (parece mentira la historia que hay detrás de nuestros fotomurales, a que sí?). Fue entonces cuando su mujer Emily le ayudó durante los 11 años siguientes en la supervisión de todas las obras que se llevaban a cabo, llegando a convertirse en una experta en el puente (pero no en fotomurales...).

   3) Durante la construcción del puente, la misma enfermedad provocó la muerte a, que se sepa por lo menos, 20 obreros más. Se calcula que murieron cerca de 27 en total.

   4) El primer día de funcionamiento del puente pasaron al menos 1.800 vehículos por tan famoso ahora puente y plasmado en nuestros fotomurales, además de 150.000 personas. puede parecer poco pero es la población de más de una provincia de nuestro país. Emily Roebling fue la primera en cruzarlo.

   5) A los seis días después de ser inaugurado, se corrió el rumor de manera repentina de que el puente iba a derrumbarse (tranquilos que los fotomurales no se derrumban). Esto provocó una estampida humana en la que 12 personas se dejaron la vida de manera repentina.

   6) Originalmente, el puente se llamó New York and Brooklyn Bridge. Hasta 1915 no recibió su nombre actual. Nosotros al menos en nuestra colección de fotomurales le llamamos 138 o puente de Brooklyn.

   7) Tal día como el diecinueve de Mayo del año 1885, un tal Robert Emmet Odlum se convirtió en el primero de los muchos saltadores de puentes que se han lanzado desde este puente en concreto. Hay que decir que lo rescataron con vida del agua aunque ya nada se podía hacer por él. Como anécdota, antes de morir dijo algo como lo siguiente: "¿hice un buen salto?”. Por cierto, Robert era socorrista y monitor de natación, en este caso nuestros fotomurales no hacen daño a nadie aunque puede ser que sean más aburridos que saltar desde tan famoso puente.

   8) Si estáis enamorados (yo lo estoy de los fotomurales), no se os ocurra colgar el candado típico. Es algo que no se permite y que va contra las normas de la ciudad y os lo retirarán en muy poco tiempo por lo que será dinero mal invertido, invertid mejor en comprar y decorar interiores con fotomurales.

   9) Este puente tan famoso fue vendido más de cuatro mil veces por el "señor" George C. Parker. Este famoso estafador neoyorkino se hacía pasar por su constructor para intentar venderlo y por tanto timar a ricachones incautos a los que convencía de hacerse ricos o más ricos explotándolo a base de cobrar peajes. El truco funcionó a este estafador durante más de cuarenta años, hasta que en en año 1928 lo detuvieron y lo condenaron a cadena perpetua. Podéis estar tranquilos que no os timarán comprando fotomurales, todo hay que decirlo.

   10) Por último, recordad que hoy en día es gratis cruzar el puente aunque hasta el año 1911 se tenía que pagar peaje, concretamente 1 centavo para cruzar a pie, 5 para cruzar en caballo y 10 en carruaje.

 

Esperamos que estas anécdotas os den mucha cultura y que compréis fotomurales.

¿Quieres comprar este fotomural? Haz click justo aquí.

 

 

 

 

 

 

                   

 

Fotomurales indonesia
Fotomurales étnicos, Budha.
Fotomurales de NY
Los fotomurales más vendidos
Murales de pared más vendidos
El fotomural más vendido de nuestra tienda
Fotomurales colección inglesa
Los murales de pared más elegantes
Fotomurales en BN
Fotomurales de Londres en blanco y negro
Fotomurales Venecia
Fotomurales de ciudades